Cruzando el Charco volvió a Capital para presentar nuevos temas

Por Paulo Caratozzolo – PH Lucas Mangi

Llegó la primavera y con ella las nuevas canciones que el grupo platense presentó en su regreso a La Trastienda. Fue recién en la segunda mitad del show que Cruzando El Charco hizo sonar cuatro de las composiciones que integrarán el próximo disco de estudio, del que todavía se desconocen el nombre y la fecha aproximada de salida. Mientras tanto, la banda escribe su sexto año de vida con baile y rocanrol.

Los adelantos dejaron en claro que la esencia del próximo trabajo será la misma que contienen los primeros tres discos: aún con espíritu adolescente y letras que cuentan historias de amor y desencuentro, el grupo encabezado por Francisco Lago tocó Puede ser, el single subido el mes pasado, y fue el guitarrista Nahuel Piscitelli quien agradeció “por escuchar nuestros temas nuevos y cantarlos así”.

Luego fueron Mi partida (ya había sonado en otros shows y en las redes) y Colgado de este amor (con el teclado de Damián ‘Ticky’ Rodríguez en modo Damas Gratis) las nuevas cumbias que se enfilaron detrás de El Baile y Luna Maleante en el esperado bloque bailable que suena en cada fiesta charquera.

Mucho antes de los ritmos cumbieros y los bailes de a dos en la sala de Balcarce 460, Fede Larocca de Viejo Farol abría la noche con un set acústico. Y con puntualidad europea, el Charco empezó con una selección de clásicos como Inmortal, A mil y La tercera en discordia, antes del breve de saludo, y continuaba con Balas de magia, Piel de cocodrilo y Cambiando de color a puro grito por parte del público.

Visiblemente acalorado al borde del escenario, Fran Lago dio las gracias a su gente “por haber llegado hasta acá, aunque la situación sea complicada y se haga cada vez más difícil comprar una entrada, frase que en la escena rockera de Argentina ya es moneda corriente para los tiempos que corren, en los que trasladarse para cualquier recital no es una tarea económica y los locales que albergan a las bandas, muchas veces, no están completamente llenos.

Luego de la reflexión, el setlist trajo la romántica Gardel del disco debut Perdonar (2012), pegada a Viejo y Decile adiós, compuesta por Lago en su etapa anterior como cantante de Enfrascos. La canción que viene se la quiero dedicar y agradecer a Emliano Brancciari, dijo en referencia al vocalista de No Te Va Gustar, quien participó de la versión original de Volver a nacer del álbum A mil (2017).

Para los bises reapareció el cantante, con su acústica color negro colgada, para interpretar “una que escribí a los 15 años y que también formará parte del próximo disco”. Se trataba de Lo nuestro tiene magia, ya conocida por los fanáticos, que la cantaron de punta a punta y antes de cerrar la noche a puro con Adónde están y Terminales, en lo que fue – según Fran Lago – la última fecha del año en la Ciudad de Buenos Aires.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *