Don Lunfardo y su fiesta espiritual en Encuentro Club

Por Agustina Nucera – PH Belu Lorente (Archivo)

Una vez más la madrugada encontró a quienes fielmente dejan todo por seguir sus pasos por el oeste de Buenos Aires. Algunas horas después del ocaso, varios micros provenientes de La Plata y de algunos otros puntos geográficos estacionaban por los alrededores de Encuentro Club para reencontrarse con sus pasajeros cerca del alba.

Cerca de las dos de la mañana Don Lunfardo y el Señor Otario comenzó su show con Yeiyeiyeiyity, material de su último disco, Siestas en la Cima. Continuó con temas dignos de un baile sakado: Misiles con mantequilla, Negros y Paolo Maquerni.

Hasta hace no mucho, las listas de DLSO solían ser bastante parecidas en cada recital, ya que solamente tenían material de Fotógrafos del abismo, Paracaídistas en franco retroceso, y cada tanto tocaban algún tema de Álbum verde, pero no era común. Hoy, con un nuevo disco que contiene 12 temas, la banda platense demostró que consigue un perfecto equilibrio y que, por más diferentes que sean sus canciones, las ordenan de la manera que les plazca y de todas formas seguirá siendo una excelente lista.

Esto se vio reflejado cuando, finalizado el agite suicida del inicio del show, tocaron Bocha de Cristal, Bestias, Los días pasan, Vuelos y Mi amigo el mostrador y su público en ningún momento emitió una queja, por el contrario, se los notaba extasiados con lo que estaban viviendo. Continuaron con Gobernar es el delito, Tan gil como el destino, Cosmonautas, Fotógrafos del abismo y Fuego en las montañas, y se tomaron el tiempo de hacer el tradicional corte de cada encuentro, que era totalmente necesario por el calor infernal.

Retomaron la escena con Neblinas, y volvió la esencia Lunfarda, sembraron huertas de delirio con Parkavioleta y Vivir, continuaron con Siestas en la cima, Ojos de Coto de Caza y Yazco; y fue en carne y hueso que nos desintegraron con CK, Marginadytos y Yugarla.

Palpitando el final de la fiesta espiritual, Lunfardo tocó Rambo era Gay y el tema que anuncia la despedida de cada noche, Pogo. Pero en ese entonces, el “Chino”, cantante de la banda, anunció fechas de bandas amigas como Se va el camello, y todas las miradas confundidas se preguntaban por qué hacer eso al terminar un show. “Esto es gracias a todo Don Lunfardo, que son un montón, pero especialmente son todos ustedes. Ninguna banda en el planeta lo podría lograr.” Después de enloquecer a su público con una frase totalmente acertada, la banda terminó el recital con Acupuntura para la mente y Rally.

El secreto mejor guardado del under parece ser la próxima fecha de DLSO, ya que auguraron un reencuentro de espíritus que yerguen pero sin mencionar el recinto, sólo insinuaron que será en las proximidades de la ciudad de las diagonales. Imagino que lo han visto en su bocha de cristal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *